calidad de aire interior: las causas de contaminación más comunes.

Calidad del aire interiorCAI, en inglés «indoor air quality» o IAQ es un término que se refiere a la calidad del aire dentro de los espacios, especialmente en lo que se relaciona con la salud y el confort de los ocupantes del edificio.

Como hablamos en el post anterior sobre la Biohabitabilidad, es una necesidad vital que nuestra tercera piel, nuestros espacios, sean lo más saludables posibles.

QUÉ ES EL SÍNDROME DEL EDIFICIO ENFERMO

Ya hace muchos años, en el 1982 la propia OMS definía el «Síndrome del Edificio Enfermo» (SEE) o «Sick Building Sindrome» conjunto de molestias y enfermedades originadas o estimuladas por la mala ventilación, la descompensación de temperaturas, las cargas iónicas y electromagnéticas, las partículas en suspensión, los gases y vapores de origen químico y los bioaerosoles, entre otros agentes causales identificados. que produce, en al menos un 20% de los ocupantes, un conjunto de síntomas inespecíficos, sin que sus causas estén perfectamente definidas.

Foto por Peter Hall on Unsplash

En estos años a pesar de la mejora en la construcción y en las normativas más estrictas el % de edificios enfermos se considera que ha subido y que el 30% de los edificios sufre este síndrome.

Teniendo en cuenta que según la OMS pasamos más del 90% del tiempo en espacios interiores y que la CAI o Calidad del Aire Interior está entre 2 y 5 veces más contaminado que el exterior en muchos casos según afirma en estudios la EPA ( Agencia de Protección Ambiental de los EEUU).

CUÁLES SON LAS CAUSAS MÁS COMUNES DE LA CONTAMINACIÓN

Esos tóxicos provienen tanto del exterior como del interior, aunque la mayoría se generan desde el mismo interior.

Más del 50% de las causas de tener un calidad de aire interior pobre es la inadecuada ventilación

Los causas más predominantes son:

Causas por inadecuada de ventilación:

Es imprescindible para reducir al máximo estos contaminantes anteriores tengamos un buen sistema de ventilación.

En algunos estudios se ha relacionado el grado y tipo de ventilación con los síntomas; a menos ventilación mayor afectación clínica. Una proporción de ventilación mayor de 50m3/h/persona (tasa de renovación de aire) parece disminuir la prevalencia de síndrome del edificio enfermo.

Sin embargo, en otros, la relación obtenida ha sido inversa, atribuyéndolo a un inadecuado sistema de aire acondicionado ( Por ej, mal dimensionado, defectuoso mantenimiento, ineficaz higiene, microorganismos en los conductos…)

Por esta razón la ventilación natural es la mejor opción para disminuir la probabilidad de los síntomas del SEE.

También habitaciones con temperatura ambiente mayor de 23 grados y una humedad superior al 60%, así como una iluminación inadecuada o espacios con techos muy bajos (inferiores a 2,4 metros) pueden incrementar las posibilidades de sufrir los síntomas del edificio enfermo.

Causas por Contaminantes internos.

Los más habituales son:

– Componentes orgánicos volátiles: formaldehído ( en tejidos, ambientadores, muebles..), disolventes, compuestos desprendidos de impresoras y fotocopiadoras, pinturas y barnices.
Polvo y fibras del ambiente interior: asbesto, fibra de vidrio, polvo de papel, papel autocalcable, descomposición de materiales de construcción, suciedad.
Bioaerosoles: bacterias, hongos, virus, ácaros, excrementos y pelos de animales.
– Contaminantes generados por la actividad humana: dióxido de carbono, perfume.
Humo del tabaco: en estudios donde se ha analizado, se ha demostrado el hecho de que los no fumadores que trabajan con fumadores presentan más síntomas que aquellos que se encuentran en un ambiente sin humo. Si se elimina el humo de tabaco disminuyen los síntomas.
– Otros: presencia de deterioro por humedades, pesticidas, radón, asbesto, plomo, pesticidas, ozono, materiales del edificio,

ES HABITUAL ENCONTRAR UN ESPACIO CON BAJA CALIDAD DE AIRE?

Se estima que en 2012 perdieron la vida 12,6 millones de personas por vivir o trabajar en ambientes poco saludables: casi una cuarta parte del total mundial de muertes, según estimaciones de la Organización Mundial de la Salud (OMS).

«Un ambiente sano es la base de la salud en la población . Si los países no adoptan medidas para que los ambientes en los que se vive y se trabaja sean sanos, millones de personas seguirán enfermando y muriendo prematuramente».

Dra. Margaret Chan, Directora General de la OMS.

La empresa Velux cada año desde el 2015 viene haciendo estudios a modo de Barómetro sobre los Hogares saludables en Europa.

Por lógica, podríamos suponer que los hogares de baja calidad de aire se corresponden a una población en vías de desarrollo y sin embargo, sus análisis en los países desarrollados son bastante alarmantes.

Ilustración de 1 de cada 3 niños que viven en hogares poco saludables
1 de cada 3 niños europeos vive en un «hogar enfermo»

Uno de cada 3 niños europeos ( más de 26 millones de niños) vive en un «hogar enfermo». Además, muestran que el moho y la humedad, así como la mala ventilación, pueden llevar a un niño de buena salud a mala salud con vínculos a niveles más altos de asma, alergias, eczema y afecciones respiratorias inferiores y superiores.

 En toda Europa, la prevalencia de niños afectados por el asma se ha convertido en un problema creciente en las últimas décadas. Aunque la frecuencia varía en todo el continente, en algunos países más del 20 por ciento de los niños padecen la enfermedad.

A esta generación tan afectada se la denomina ya la GENERACIÓN INTERIOR ( THE INDOOR GENERATION)

Foto por Andrew Seaman on Unsplash

CÓMO PUEDO SABER SI MI ESPACIO TIENE UNA MALA CALIDAD DE AIRE INTERIOR?

Algunos de los síntomas a los que nos enfrentamos cuando habitamos un SEE son:

  • Oculares: irritación, sequedad, picor.
  • Nasales y faríngeos: obstrucción nasal es el más frecuente; posteriormente sequedad en la garganta, irritación y prurito. Rinitis con estornudos y rinorrea es menos frecuente.
  • Respiratorios: tos, opresión torácica, disnea.
  • Neuropsicológicos: el más prevalente es la astenia que de forma característica aparece a las horas de permanecer en un edificio (habitualmente en el trabajo), y mejora a los minutos de abandonarlo; otros menos frecuentes: cefalea, no migrañosa ni pulsátil, con sensación de presión en la cabeza; letargia, irritabilidad, dificultad de concentración, bajo rendimiento intelectual.
  • Cutáneos: sequedad, picores, rash.

Lo característico es el inicio de los síntomas a las pocas horas de entrar en el espacio, y la mejoría de todos los síntomas excepto los cutáneos, a las horas de abandonarlo. Las alteraciones dermatológicas pueden tardar días en desaparecer.

CÓMO SE PUEDE MEDIR LA CALIDAD DEL AIRE INTERIOR?

Los valores límites que marcan las normativas de habitabilidad no están pensados para las personas sensibles, sino para ámbitos industriales o de trabajo altamente expuestos. Y sin embargo, es cada vez mayor la población con hipersensibilidad.

Sería un error llegar a pensar que estas «cargas tóxicas» legalmente permitidas no pueden afectarnos por no sufrir alguna enfermedad de alta sensibilidad química. El problema para cualquier persona es que estamos expuestos CONTINUAMENTE ( es decir, no es una exposición puntual) a estas cargas tóxicas.

Y además, deberíamos tener en cuenta el EFECTO CÓCTEL.

Esto quiere decir que a la hora de hacer estudios de toxicidades y sus límites admitidos, éstos se analizan de modo aislado y sin tener en cuenta la interacción de esas cargas tóxicas de otras procedencias.

Este es el motivo por el que, a lo largo de las exposiciones a estos contaminantes invisibles y muchas veces silenciosos e imperceptibles, vemos menguada nuestra capacidad para defendernos.

Foto por Adeolu Eletu on Unsplash

Enumeramos de manera general los parámetros químicos más interesantes a estudiar:

  • Confort Termohigrométrico: Humedad y temperatura
  • CO2
  • Formaldehído
  • Disolventes – COVs
  • Radón
  • PM: Partículas en suspensión

***Hay factores de riesgo también físicos y biológicos como os mostramos en el post anterior, y ciertamente entre ellos pueden atenuarse, pero para no complicar mucho el post hoy sólo nos centramos en los químicos.

Además existen dos formas de analizarlo y son la medición puntual y el monitoreo. Y se usará uno u otro según la necesidad del usuario o lo que se busque en cada caso.

Próximamente en otros post nos extenderemos más en las técnicas y los factores a tener en cuenta en cada estudio.

Te agradecemos que nos visites y te invitamos a suscribirte para recibir más información como ésta o complementaria.

Si te ha aportado este contenido y te gustaría seguir leyendo más artículos como éste nos ayudarías dejando abajo un comentario haciéndonoslo saber. También si tienes alguna duda en la que podamos ayudarte.

Comparte con otros este post!

Foto de cabecera  Max van den Oetelaar on Unsplash

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *