BIOHABITABILIDAD: TU CASA PUEDE SER LA CAUSA DE TU ENFERMEDAD

Citando a la OMS (Organización Mundial de la Salud) las cifras de enfermos por contaminación ambiental no para de crecer.

La contaminación por la calidad del aire, ya en 2018 mataba a 7 millones de personas al año en el mundo.

Se han estudiado hasta cien patologías distintas relacionadas con tan sólo la contaminación en el aire, desde problemas bronquiales, enfermedad obstructiva crónica, asma, cáncer de pulmón, derrame cerebral, hipertensión, arterosclerosis, enfermedades neurodegenerativas como el Parkinson, el Alzheimer…

Damos como por sentado que nuestro hogar es saludable porque está limpio, ordenado y estéticamente cuidado, pero los tóxicos que más nos afectan los podemos identificar en nuestra propio hogar.

Foto destacada por Yue Iris on Unsplash

QUÉ ES BIOHABITABILIDAD 

Biohabitabilidad es un término que no existe en el diccionario de la RAE.

Podemos encontrar, sin embargo;

+Habitabilidad

1. f. Cualidad de habitable, y en particular la que, con arreglo a determinadas normas legales, tiene un local o una vivienda.

+Habitable

Del lat. habitabǐlis. 1. adj. Que puede habitarse

+Habitar 

Del lat. habitāre. 1. tr. Vivir, morar.

Pero, ¿qué sucede cuando tras realizar estudios observamos que, aún cumpliendo esas normas por las que legalmente ese espacio se considera apto para vivir, es un lugar que te puede llevar a enfermedad?

Puede sonar exagerado pero tristemente las normas y leyes que otorgan esa habitabilidad pasan por alto muchos factores invisibles que la ciencia está poniendo sobre la mesa.

Ese concepto de habitabilidad se nos quedó corto y minúsculo. Y de ahí que fuera necesario otro término que quizá parezca redundante.

La Biohabitabilidad es la cualidad que todo espacio debería tener para que una persona viva en él de una manera saludable.
Espacios que, además de asegurar la dignidad, garanticen la salud.

¿CUÁLES SON LOS FACTORES DE RIESGO EN UN ESPACIO INTERIOR?

A pesar de que no existe normativa obligatoria para determinar espacios biohabitables, sí hay suficiente evidencia científica que avala la actuación.

Además, existen pautas escritas para estudiar de manera rigurosa los espacios.

El Institut für Baubiologie + Nachhaltigkeit IBN en Alemania lleva años formando a profesionales en Bioconstrucción, cuyo uno de sus objetivos es precisamente construir espacios biohabitables.

En su norma SBM-2015 clasifica los diferentes factores de riesgo, su forma de medir y por ende la actuación posterior.

Como resumen nombraremos estos factores diferenciándolos en 3 grupos:

A.-Factores de riesgo Físicos 

A1.- Campos eléctricos alternos ( baja frecuencia)

A2.- Campos magnéticos alternos ( baja frecuencia)

A3.- Ondas electromagnéticas (alta frecuencia)

A4.- Campos eléctricos continuos ( electroestática)

A5.- Campos magnéticos continuos (magnetoestática )

A6.- Radioactividad ( radiación alfa,beta y gamma, Radón)

A7.-Perturbaciones geológicas 

A8.-Ondas acústicas 

A9.- Iluminación 

B.-Factores de riesgo químicos 

B1.- Formaldehídos 

B2.- Disolventes

B3.- Pesticidas

B4.- Metales pesados 

B5.- Partículas y fibras

B6.- Ambiente interior

C.-Factores de riesgo biológicos

C1.- Mohos

C2.- Hongos y levaduras

C3.- Bacterias 

C4.- Ácaros 

¿DÓNDE SE PUEDEN ENCONTRAR ESTOS RIESGOS?

En este post nos hemos centrado en la zona de descanso por ser donde nuestro cuerpo debe regenerarse y, por lo tanto, el primero que deberíamos estudiar en caso de comenzar por algún sitio.

Las personas realizan diferentes procesos biológicos mientras duermen, y si éstos se ven interrumpidos no podrán realizarse.

Las nuevas tecnologías nos han hecho naturalizar el uso de los aparatos de tal manera que sentimos la necesidad de vivir pegados a ellos y nuestros espacios reparadores se han convertido en verdaderos lugares de campos, ondas y radiaciones que no permiten que nuestros procesos se completen.

Para ayudarte a identificar algunos de los posibles riesgos que hoy en día la mayoría de dormitorios tiene en común te dejamos este pequeño esquema muy resumido. ( En próximos posts nos dedicaremos a ampliar todo este conocimiento)

SÍNTOMAS Y ENFERMEDADES RELACIONADAS

Reconociendo que no todo el mundo tiene el privilegio de poder elegir un solar donde construirse su hogar, ni comenzar de cero el diseño de tal, nos centramos en que lo más importante es siempre reducir al máximo todos los contaminantes que se pueden.

Lo más peligroso en los interiores ya sea por el avance vertiginoso de los avances tecnológicos ya sea porque es donde pasamos la mayor parte del tiempo que vivimos, son los Campos Electromagnéticos. Y como decíamos anteriormente, al menos lo principal es que se intervenga en las zonas de descanso que es donde nuestro cuerpo se regenera y realiza procesos biológicos importantes.

 Estos Campos Electromagnéticos pueden ser de Baja Frecuencia, producidos por instalaciones eléctricas, o de Alta Frecuencia, provenientes de tecnologías inalámbricas como las antenas de telefonía, teléfonos móviles, teléfonos inalámbricos y Wi-Fi.

Los efectos a la exposición a estos Campos Electromagnéticos, dependen de la frecuencia de la radiación y de la intensidad del campo, y las alteraciones que pueden producir son:

  • Fatiga crónica
  • Insomnio y alteraciones del sueño
  • Lipoatrofia semicircular
  • Fibromialgia
  • Trastornos nerviosos. Cambios de humor
  • Agotamiento. Levantarse más cansado de lo que estabas cuando te acostaste
  • Irritabilidad. Pérdida de paciencia
  • Depresión. Cambio de estados de ánimo
  • Pérdida del deseo sexual
  • Cambios de temperatura corporal
  • Alteraciones de los electrolitos de la sangre
  • Dolores musculares y articulares
  • Interrupciones del embarazo
  • Alteraciones de la visión (rojo-verde)
  • Falta de apetito o aumento de peso
  • Disminución del número de plaquetas en la sangre
  • Estrés, ansiedad
  • Conjuntivitis, párpados hinchados, sensación de arena en los ojos
  • Caída del cabello. Común en niños
  • Enfermedades neurodegenerativas
  • SQM (Sensibilidad Química Múltiple)
  • Cáncer linfático en hombres. Cáncer de mama en mujeres

Esta lista anterior no implica que, si eres portador de alguno de los síntomas o enfermedades anteriores, necesariamente sea por una causa del ambiente. Pero no está de más descartar la posibilidad y tratar los espacios de una manera más preventiva y como complemento a otros tratamientos que la persona afectada esté llevando.

En cuanto a la exposición de la calidad del aire interior por factores de riesgo químico y biológico los efectos pueden ser agudos. Puede aparecer cuando percibimos el olor o aparecer un poco después, y dependiendo de la sensibilidad de cada persona pueden provocar:

-Síntomas leves y evidentes: tos, congestión ocular, erupción cutánea

-Crónicos: la enfermedad arterial coronaria, el cáncer de garganta y pulmón; y algunos problemas respiratorios como la disnea y el asma.

El círculo vicioso en el que se puede incurrir si no se detectan las causas de enfermedades geoambientales es interminable. Como todo problema si no se trata la causa siempre volveremos a lo mismo.

No es el cometido de este post incurrir en pánico pero la lista de enfermedades causadas por contaminación es tan extensa que es inviable darle cabida en este artículo. Además hay que entender que el ámbito holístico e integral de las enfermedades. No sólo nuestro ambiente puede enfermarnos, sino nuestras formas de vida de manera integral.

Y siempre está en juego el estado original de salud e inmunosupresión de cada persona, y esto se traducirá en una mayor propensión a estos síntomas y enfermedades. Personas que ya sufren por ejemplo de diabetes, hipertensión, obesidad, fumadores, mujeres embarazadas, etcétera percibirán mucho antes y con mayor intensidad estas toxicidades.

Centrándonos en lo positivo, la buena noticia es que hay manera de batallar contra esto y la Biohabitabilidad se puede conseguir en nuestros espacios.

¿CÓMO SABER SI UN ESPACIO ES BIOHABITABLE?

Foto por Sven Mieke on Unsplash

Lo ideal para saber si nuestro espacios son saludables es contratar un estudio de biohabitabilidad.

Un profesional se desplazará al lugar y según las mediciones oportunas determinará las directrices para construir en el caso que sea un terreno lo que se contempla, o las actividades necesarias a realizar para reducir lo máximo posible esos factores de riesgo si se trata de un espacio ya habitado.

Durante muchos años los especialistas encargados de medir estos factores del terreno fueron los geobiólogos.

La Geobiología es la ciencia que estudia las energías que emanan de la tierra y de nuestro entorno, y de cómo influye todo esto sobre los seres vivos, buscando así la Salud del Habitat. No pertenece a ninguna rama de la Ciencia pero bebe de la geología, la Biología, Física y Neurociencias.

Se centra en estudiar tanto las radiaciones naturales ( geopatías = producidas por la tierra) como las radiaciones artificiales producidas por el hombre.

A lo largo de la historia se les tachó siempre de esotéricos debido a la sensibilidad necesaria para detectar las radiaciones naturales, y habitualmente ejercían de zahoríes para detectar venas de agua. Pero hoy en día y gracias a los avances y estudios de la ciencia podemos decir que son estudios totalmente verificados.

Como usuarios podemos hacer pequeños cambios en nuestras casas para convertirlas en espacios saludables.

Estaremos ofreciendo más información para que poco a poco seamos conscientes y podamos ir mejorando nuestras vidas en nuestro entorno.

Te agradecemos que nos visites y te invitamos a suscribirte para recibir más información como ésta o complementaria.

Si te ha aportado este contenido y te gustaría seguir leyendo más artículos como este nos ayudarías dejando abajo un comentario haciéndonoslo saber. También si tienes alguna duda en la que podamos ayudarte.

Comparte con otros este post!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *